logo-luis-pelayo.png   contacto.png

 








¿Por qué Personterapia y no Psicoterapia?

El hecho de haber acuñado esta palabra hace ya bastantes años, fue por coherencia entre el modo de mi hacer profesional terapéutico y la palabra que lo sintetizara.

Me acerco al ser humano como cuerpo, mente, sentimientos, emociones, mismidad yoica, capacidad de exteriorizase e interiorizarse, en sintonía e integración. La palabra que mejor me expresa esta complejidad de áreas es la PERSONA. De ahí la Personterapia. La ayuda, el tratamiento de la persona.

La Personterapia incluye más allá de los fenómenos psicológicos estrictos.

La Psicoterapia suena más al pasado filosófico con predominio de la Psico sobre otros componentes del ser humano.

Persona, como palabra y realidad es un abstracto y síntesis de muchos aspectos que configuran al ser humano. Está más llena de contenidos distintos y distantes. Habla más de campos de autonomía e identidad con nosotros mismos.



00-img-personterapia.jpg       

La P.B. tal y como yo la practico y sitúo teóricamente, se encuadra dentro de las Terapias con tendencia holística o integradoras. La concepción y acercamiento al hombre es como totalidad y necesidad de funcionamiento armónico e integrador. El hombre es un sistema abierto, donde la energía-fuerza vital mantiene o crea un orden y organización estable-inestable en devenir piramidal, auto regulable.

Esta tendencia de diálogo holística e integrador viene exigida por las fuerzas centrípetas que llevan a sentirnos y experimentarnos unidos para existir, mientras que las fuerzas centrífugas tienden a sacarnos fuera para influir y unirnos al cosmos social, cultural, relacional humano,...

La operatividad y teorización de la P.B. tiene una serie de principios objetivos y técnicas que se utilizan en una parte muy considerable de psicoterapias, sobre todo las que se han designado por múltiples y variadas razones humanísticas, muy unidas al movimiento del Personal Growth. Todas estas técnicas o estilos de hacer, insisten más en la búsqueda e instauración de la Salud que en la curación del síntoma o cambios puntuales Psico-corporales, emocionales o yoicos.

Esta concepción holística e integradora del ser humano nos va a exigir el empleo de técnicas distintas y distantes. Aquí es donde puede aparecer un problema de coctel en el trabajo psicoterapéutico en donde se mezclan enfoques y planteamientos que no sean compatibles. El resultado es que el paciente-cliente se siente agredido y destruimos más su identidad. El dicho popular nos advierte: " Juntos, pero no revueltos". Yo diría: "Buscar lo común sí, pero sin perder lo específico y singular de cada teoría para que aglutine y haga coherente nuestra intervención de armonización"

Saber lo que somos y tenemos de singularidad, conocer las orillas o los paradigmas en que nos movemos, nos ayuda para dialogar más eficazmente. La palabra singular, por lo que voy diciendo no le doy el sentido de EXCLUSIÓN, de UNICO, sino de intensidad y protagonismo.

Destacar los protagonismos con que yo trato o hago mis intervenciones en la P.B. es lo que voy a hacer ahora, a la vez que manifestar su matiz aglutinador e INTEGRADOR.



01-img-personterapia.jpg       

El protagonismo que adquiere en la P.B. el fenómeno cuerpo, la emocionalidad, y la energía, no viene del puesto privilegiado que ocupa, sino de la forma de operar con ella en el acto o proceso terapéutico y del modo de concebir su relación con lo mental. lo yoico, sano o patológico.

El cuerpo: La corporeización

Decir que el cuerpo es un elemento singularizador de la P.B. no es decir solamente que está presente. Es algo más. Es afirmar que le cuerpo ocupa un lugar preferente cristalizador en la intervención psicoterapéutico. Esto quiere decir que no basta con pensar que tengo y soy cuerpo.

El intelectualizar, racionalizar, usar el acercamiento lógico-deductivo no es suficiente, aunque haya que admitir que es un paso grande y una puerta muy importante para el diálogo y la cercanía de técnicas terapéuticas en que sólo se utilizan modos mentalistas.

Se está reconociendo que el cuerpo y lo corpóreo tienen una cierta identidad y significado, nos alejamos de la postura de aquellos que sitúan al cuerpo como cárcel e impedimento de pensar y existir como ser desarrollado. tenemos que dar un paso más: SENTIR y PENSAR que tengo cuerpo, desde el mismo cuerpo.



02-img-personterapia.jpg       

No es lo mismo ir al campo a poner nombre a los paisajes que tengo delante y definirlo en palabras desde la mente que dejar que el árbol nos diga su sensación por medio del sentir. Es diálogo directo: sensación y sensación.

El cuerpo habitado es el cuerpo que sensa lo que captan sus sentidos en vivo y en directo, sin intermediarios. Este cuerpo nuestro habitado interviene de forma basal en la P.B.. Quiero decir, por ejemplo, que el experimentar sensaciones regresivas sensoriales de las primeras etapas de nuestra vida desde el ser y sentirse adulto son significativas y por tanto curativas. Estos fenómenos se los designa como estados de actividades de la mente visceral. Quiere decir que el acercamiento y comprensión del cuerpo habitado lo hacemos a través de la mente no racional sino sensante.

Existe una unidad real y anatómica entre la mente y el cuerpo. Ni el cuerpo ni lamente son absolutas ni independientes la una de la otra.

Cada una tiene su identidad y funcionan en coordinación.

La mente visceral sensante y la mente racional están trabajando dentro del sistema nervioso a diferentes niveles.

Estos actos o procesos de la unión cuerpo-mente-procesos yoicos lo designo en la T. B. con la palabra CORPOREIZACION.

La corporeización es un neologismo que me he atrevido a introducir y quiere expresar que lo que pensamos,..., se incrusta en la estructura físico-corpórea, que produce alteraciones en el ritmo sanguíneo, cardíaco, funcionamiento de los sistemas neuronales, endocrinos, musculares,...

Corporeizar es más que decir "Pienso que tengo o soy cuerpo". Es el experimentar las reacciones físicas de los procesos abstractos mentales. Lo mental se hace cuerpo. Es bajar lo abstracto. Es tocar las ideas en el cuerpo al reaccionar frente a ellas. Lo curioso es que este fenómeno se realiza porque el cuerpo se presta a acoger la palabra. El cuerpo rígido, deshabitado, no puede captar esta relación.

El cuerpo habitado que censa lo de fuera y lo de dentro va a influir en los procesos del pensar. El cuerpo se hace mediación.

Decir corporeidad es hablar de diálogo y encuentro. En concreto y abstracto.

Esto que hemos explicado de la mente es aplicable a los procesos yoicos: actitudes y comportamientos. Todas las áreas que estructuran al ser humano son CORPOREIZABLES.

En el acto o proceso de la P.B. la corporeización interesa no como fenómeno existente si no en cuanto somos conscientes de él y de su influjo como elemento SANADOR. Tomar conciencia de lo que sucede en el cuerpo al pensar, al sentir, .. es una tarea y un reconocer nuestra realidad de seres con cuerpo vivo y vivaz.

Lo singular no es el fenómeno de la corporeización, sino el usarlo y meterlo dentro del acto y proceso terapéutico.

Lectura y lenguaje del cuerpo

Aunque la lectura y lenguaje del cuerpo está muy extendido dentro de las Terapias psicocorporales- emocionales, sin embargo, el puesto que ocupa no es el mismo. En la P.B. adquiere un verdadero protagonismo en el diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

El cuerpo es una cinta magnética, y código informativo de lo que somos, de nuestra historia personal, de lo que podemos esperar que nos suceda. El cuerpo es todo un lenguaje, es una signo con significado. Es posible la lectura del cuerpo. A través de las posturas, formas, tipos de respiración, expresividad, movilidad, ... podemos saber las características y la personalidad patológica o sana del ser humano.

Quiero destacar como algo típico de la P.B., dentro de la lectura y lenguaje del cuerpo, las organizaciones patológicas-neuróticas del ser humano que se manifiesta en la configuración morfológica, estática, dinámica y postural.

Existen ocho modelos que nos hablan de ocho patologías: oralidad, esquizoidismo, masoquismo, narcisismo psicopático, estiramiento rígido histérico, maternidad masculino agresivo, fálico narcisismo y pasividad femenina.



10-img-luis.jpg       

La emocionalidad

Emociones y sentimientos

La relación entre las emociones hay que situarla en la célebre frase de "Lloro luego estoy triste", más que en "Estoy triste, luego lloro". Las relaciones corpóreas adquieren protagonismo y presencia. Desde este enfoque la relación y diferenciación entre emociones y sentimientos queda dentro de un contínuo. Cuanto más manifestaciones somáticas existan: activación musculatoria y respiratoria, cambios fisiológicos, etc,..., habrá más emoción. en la medida en que decrezcan estos síntomas podemos decir que hay más sentimientos. Desde el enfoque de la presencia o ausencia de lo corpóreo, podemos decir que la relación entre emociones y sentimientos es inversamente proporcional:

+síntomas corporales, - sentimientos, + emoción

- síntomas corporales, + sentimientos, - emoción.

El modo de acercarnos a las emociones y sentimientos se realiza en la P.B. frecuentemente no desde la idea o el mandato verbal voluntario sino desde la activación directa e inmediata del cuerpo: las relaciones somáticas. La emoción se despierta desde el TRAER al aquí y al ahora a las reacciones fisiológicas que producen la expresividad corporal emocional del cuerpo activado.



1000-img-luis-pelayo.jpg       

Muchas veces al activar el cuerpo por técnicas especiales, se liberan los controles mentales y los bloqueos musculares, dejando salir automáticamente las emociones que estaban amordazadas, reprimidas o inhibidas.

El positivismo emocional, tan de moda en ciertos ambientes y culturas, sin un trabajo sobre las emociones de agresividad destructiva o eliminación de los objetos que nos producen rabia o protesta, se convierte en un positivismo angélico. La P.B. tiene clara la necesidad del trabajo con las emociones negativas para que surgan o se creen las emociones de cercanía o positivas. Nuestra experiencia en la vida emocional y capacidad de expresarla o inhibirla condicionan nuestro existir como seres vivos personales.

Cuando trato este tema siempre utilizo la frase del acuífero para explicar lo que son y las repercusiones que producen las emociones ocultas. Las emociones inconscientes están siempre vivas como el agua almacenada en la profundidad de la tierra. Al perforar brota agua y se generan cambios en el entorno.

Muy cercano al inconsciente emocional está la represión emocional, consciente en su origen.

Se trata de un cortar la vivencia o la expresividad de las reacciones somáticas excitatorias y su significado para nuestra cercanía o lejanía de agrado, desagrado, gozo, dolor positivo-negativo.

Nosotros inhibimos y cortamos el sentir excitación de nuestro interior o su expresividad. Los hombros subidos hablan de vigilancia, miedo contenido; los puños cerrados con fuerza sin darnos cuenta la mandíbula encajada o la retención respiratoria, nos manifiestan contención, rabia encubierta, protesta que no salió.

La retención emocional de las reacciones centrípetas o centrífugas son causa de enfermedad o malestar físico, mental o yoico. El no permitirnos sentir y experimentar somáticamente, mentalmente las emociones de signo que sean: amor-odio, cólera-furor, alegría-tristeza, miedo-terror,..., nos inhabilitan para desarrollar muchas de nuestras posibilidades. La expresividad adecuada de lo emocional es manantial de actividad y vigor. Es precisamente este vigor, actividad, energía, el tercer elemento singular característico de la P.B.

La energía

La energía dentro de la P.B. es considerada más en su operatividad y resultados a través de las funciones corpóreas que en sí mismas. Lo que más interesa es su existencia y el que sea una fuerza medible en sus efectos y actuaciones.

La energía en los seres vivos viene a ser una fuerza que logra y produce no sólo movimiento sino estructuras entrópicas organizadas. 

Se la puede caracterizar como una fuerza-vigor fundamental que discrimina la ausencia-presencia de la vida. Decimos que una persona tiene energía-vigor en mayor o menor grado, según el nivel de movilidad, el nivel de excitación, o movimientos interiores no convulsivos que somos capaces de soportar o realizar y la manifestación de la expresividad emocional y de autoafirmación.

Cargarse y descargarse de energía-vigor dentro y de a cuerdo a un balanceo o equilibrio es uno de los modos de trabajar con la P.B. Si este equilibrio se rompe o resquebraja, defenderá modos de comportamiento y vidas de tipo neurótico.



05-img-personterapia.jpg       

La intervención experiencial-técnica

El tratamiento en la P.B. es experimental y técnico. Expliquemos brevemente:

1) Experiencial: Se trata de trabajar con el experimento, la experiencia y la vivencia. No nos quedamos en la palabra o ayuda verbal, aunque sea viva y auténtica, sino que nos acercamos a la constatación de las reacciones somáticas, energéticas y emocionales.

2)Técnica: Aunque la palabra técnica pueda herir nuestra sensibilidad como humanistas y terapeutas, me parece que define muy bien lo que queremos conseguir y el modo de utilizar la ayuda psicoterapéutica. Los parámetros que nos puede sugerir lo "técnico" de mecanicismo o cosificación de poca adaptación y flexibilidad desaparecen al tener en cuenta que está relacionada con los seres vivos personales.

Por "técnicas" entiendo un conjunto de ejercicios corporales, emocionales, y energéticos que son capaces de producir experiencias-vivencias en los pacientes-clientes. A través de ellas nos ponemos en contacto con el cuerpo, las emociones, las corrientes energéticas, o fuerzas vitales en acciones estáticas o dinámicas. Estas técnicas en el método experimental son el camino para la SISTEMATIZACIÓN, ESTRUCTURACIÓN y posible repetición, sustancialmente de los fenómenos-reacciones que van a surgir.



08-img-luis.jpg       

Las técnicas biosomaticas

La biosomática es un conjunto de ejercicios o técnicas operativas para llegar a la consecución del cuerpo vivo, instaurando las condiciones óptimas de los sistemas corpóreos del ser vivo personal humano. Tiene como meta HABITAR y vivificar el cuerpo por la toma de conciencia de las sensaciones y de la apertura del cuerpo a los procesos yoicos donde están las actitudes básicas y las raíces por donde el ser humano responde a la excitación.

Al actuar y sensar el cuerpo, podemos llegar a las abstracciones mentales, a orientar las exigencias profundas del cuerpo,... Buscamos el lado oculto del cuerpo, el inconsciente corporal, que apareció al fijarse aquí la historia personal a través de los estímulos nerviosos de los músculos.

Con los ejercicios corporales logramos lo que hemos llamado la CORPOREIZACIÓN, y aumentar la capacidad receptiva del cuerpo y la mente visceral sensante. El trabajo corporal de la P. B. está lejos de la gimnasia, del body building, aunque aparentemente sea parecido.



07-img-personterapia.jpg       

El fin del trabajo con el cuerpo no es solamente vitalizarlo, liberarlo y vivenciarlo, sino conectarlo con las instancias yoicas, mentales, o histórico-personales. De esta forma podemos decir que la experiencia del cuerpo se convierte en acto o proceso sanador psicoterapeutico.

De ahí que el proceso de conceptualización e intelectualización no siempre sea necesario.

Clasificación

Las técnicas biosomáticas pueden clasificarse de acuerdo a muchos parámetros. Yo unicamente me referiré a dos.

1) Ejercicios de liberalización: Son aquellos que pretenden liberarnos de bloqueos, tensiones, y corazas musculares.

2) Ejercicios de vitalización y vivenciales: Estas técnicas buscan generar y despertar la vida del cuerpo que son las sensaciones y el sentir las funciones fisiológicas: la respiración, el movimiento, los sentidos, las posturas. La vitalización produce tres estados corporales distintos:

a) El cuerpo vivo.

b) El cuerpo excitado bioenergéticamente, (el trabajo con el cuerpo en este estado es una de las características más típicas en el tratamiento de la P.B.)El camino para llegar a este estado corporal nunca es por convulsión o voluntarismo disciplinario y rígido, sino por la afluencia intencionada del vigor y la constancia flexible en la realización del trabajo corporal.



12300-img-luis-pelayo.jpg       

c) El cuerpo vivaz,tiene la vida en estado de latencia. Se va a activar cuando las circunstancias lo requieran, igual que las plantas vivaces brotan con el calor, la lluvia, etc...

Las técnicas emocionales

La bioemocionalidad comprende las técnicas-ejercicios de expresividad, desarrollo y diagnóstico de las emociones y sentimientos.

El fin de ellas es la búsqueda y la creación de una CARTOGRAFÍA y ajuste de la historia del paciente-cliente, a la vez que va viviendo y reviviendo las emociones reprimidas amordazadas o inhibidas en el presente o en el pasado. La bioemocionalidad no tiene nada que ver con la violencia, el acting out, la descarga física. Se realiza dentro de unos parámetros de seguridad y estructuración, a la vez que vigiladas por la presencia del terapeuta. La expresividad emocional es corporeizada. La participación visceral crea una facilidad de conectar con aspectos muy primitivos del ser humano que están o han sido tapados por muchas causas.

Los ejercicios de golpear un cojín, patalear, cocear, empujar, chillar, ..., son el camino eficaz para llegar a conseguir los fines que nos proponemos.



1234500-img-luis-pelayo.jpg       

Las técnicas bionalíticas: Cognitivo-Racional

Dentro de la P.B. existen técnicas analíticas de verbalización, de conceptualización, y de racionalización. La búsqueda de la relación y dependencia de nuestra situación actual con nuestra historia personal es uno de los objetivos de estas técnicas.

Se intenta deshacer a nivel mental el entramado organizativo-defensivo psiconeurótico, que nos permite sobrevivir, ser y actuar alejados de nuestras necesidades y realidad.

C/ Los Arfe, 41 28027 Madrid - E-mail: itbalp@yahoo.com - Telf. 914077319  - 918150081 - 665401272                                                                                                             Diseño Web iDroop.com